En equipo, guardavidas socorrieron a un turista que tuvo un paro cardíaco y lograron recuperarlo

En la jornada del último viernes, trabajadores de playa volvieron a salvarle la vida a un visitante. El hecho sucedió a la altura del Paseo 157 en Colonia Marina, cuando por una discusión debido a una maniobra imprudente de un cuatriciclo, el hombre socorrido se desplomó y requirió de maniobras de RCP manuales y con desfibrilador. En lo que fue un trabajo en equipo, cuatro guardavidas y dos jefes de zona lograron que recupere lo signos vitales y finalmente fue trasladado por la policía hasta la ambulancia y derivado al hospital.

Nuevamente los guardavidas debieron socorrer a una persona en medio de una emergencia en la costa. Sucedió el último viernes en la playa de Colonia Marina a la altura del Paseo 157 y las guardavidas de los puestos C4 y C5, Vanesa Ortubio e Irupe Cavallero, fueron las primeras en actuar en el lugar.

Posteriormente se suman a la emergencia intercambiando roles en los masajes el guardavidas Gonzalo Duarte y Diego Fazioli, hasta la llegada del jefe de zona Guillermo Cantón, que aportó el desfibrilador, logrando así la primera reacción favorable del afectado.

Ya con los signos vitales recuperados y con la víctima recuperada y ubicada en tiempo y espacio, Cantón y otro jefe, Marcelo Berna, organizan el trasladado del turista, que fue llevado por un movil policial que colaboró desde el primer momento hasta la ambulancia, ya que no era 4×4.

El paro cardíaco sufrido por el turista oriundo de Quilmes parece haber sido causado, por comentarios de testigos que estaban en el lugar por un momento de nervios que padeció el hombre de unos 60 años que estaba con su familia, al participar de una discusión a raíz de una maniobra imprudente del conductor de un cuatriciclo.

Se trata de una zona en la que si bien se permite el ingreso vehicular, hay un límite con postes paralelos al mar a la altura de las casillas de guardavidas para que puedan estacionar, pero fueron robados junto a los carteles señalizadores, lo que facilita que muchos cuatriciclos particulares y de alquiler conduzcan por toda la playa y los médanos, y que no haya ni personal ni carterlería que les indique lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat