Acusan a Gustavo Barrera de maltratar a empleadas municipales

El abogado Fernando Acebal informó en una entrevista en Por la 3 radio, que tres mujeres trabajadoras del municipio recurrieron a su asesoramiento por «supuestas situaciones de violencia de género» por parte del Ejecutivo municipal. Fue categórico al denominar «actitudes peligrosas» a estos actos, sobre todo cuando hay una dependencia jerárquia que condiciona y genera temor; además de calificar a los hechos como un «delito» y una «cobardía».

Los rumores de malos tratos del intendente Gustavo Barrera con empleadas municipales circulan hace varias semanas, pero hoy es el abogado y ex concejal Fernando Acebal, quien los confirmó primero en una publicación en su Facebook personal y luego en una entrevista con este medio.

«Se acercaron tres personas haciendo consultas respecto a supuestas situaciones de violencia de género llevadas adelante por parte del intendente municipal sobre mujeres. Esto es trascendente porque violenta todo tipo de principios, no solo laboral sino ético y moral».

El profesional aseguró que «quien detenta un cargo, quien tiene el poder sobre todo derivado de una elección, debe ejercerlo del modo más correcto posible». Y agregó:»No es correcto que alguien que tiene un cargo jerárquico de importancia maltrate, grite o humille públicamente o profiera alguna suerte de tono amenazante con posibles represalias sobre determinado tipo de empleado, máxime si son mujeres. Esto genera además una situación que constituye un delito, porque esa es la realidad».

Acebal, consideró que la situación es «preocupante». Y agregó: «Lo digo como persona que hizo política hasta el año 2015, lo veo con mucha angustia, ya que no solo debería existir, sino que hay que corregirlo de forma inmediata para que no vuelva a suceder».

«Este tipo de actitudes cuando vienen de parte de quien encabeza un gobierno no solo son peligrosas, porque obviamente hay una desproporción brutal entre un empleado y quien representa al municipio con todo el asesoramiento y el aparato político detrás, no solo atemoriza sino que al haber una dependencia jerárquia condiciona y mucho a los empleados y les genera temor».

Sobre otras situaciones de violencia de géner tanto en el ámbito municipal como en el Sindicato de Trabajadores Municipales, que ya fueron conocidas públicamente, el abogado expresó: «Quiero resaltar que cuando quien encabeza un gobierno da este ejemplo, no es extraño que los funcionarios que dependen de él lo sigan, porque es como que se habilita». Además, se explayó: «En el Sindicato mayoritario, que tiene una identificación con el intendente hace poco hubo una renuncia masiva de mujeres a ese sindicato, entonces se empieza a vincular una cosa con otra y uno ve que hay una práctica que se está generalizando».

El letrado reflexionó desde su lugar de ex partícipe del ámbito político: «Me parece que quienes hemos transitado por la política y hemos tenido discusiones pero siempre dentro del tenor político, no podemos mantenernos impasibles y callados cuando esto está sucediendo, porque es un antecedente muy peligroso si esto se hace hábito o costumbre. Es convalidar un procedimiento que socialmente es cuestionado y reprochado, sino que legalmente es un delito».

Y fue más profundo sobre el accionar de Barrera: «Esto es una cuestión moral, ética y jurídica. Quedarse callado en esta situación te hace cómplice directa e indirectamente. Son tres personas con la misma problemática, mas allá de que no dudo de quien denuncia un hecho de violencia verbal o de género tiene razón, que nadie hace esa denuncia gratuitamente y son tres los que denuncian lo mismo y no tienen puntos de conexión, empezas a entender que hay una sistematización de esa problemática».

Acebal fue terminante con las consultas recibidas en su estudio. «Cuando las agredidas son mujeres, cuando son agredidas por la misma persona cuando hay un desvio de poder con ese abuso verbal que a veces se hace en forma pública incluso y a veces privada, no se puede mantener un silencio complice, mas allá de mantener las reservas del caso, tengo que dejar en clarocuál es la situación porque se está considerando seriamente la posibiliddad de hacer una denuncia penal».

El letrado consideró la importancia de no ocultar este tipo de conductas, ya que «independientemente del color político que tenga cada uno, el silencio termina siendo complice de esta situación. Porque seas de un partido político no vas a pasar por alto que maltraten a una mujer por eso lo hice público en el facebook».

«Vivimos en una ciudad chiquita, si no privilegiamos el diálogo el buen trato y la amabilidad podemos pensar distinto pero tiene que haber un nucleo básico de consenso y eso tiene que empezar con el respeto mutuo», advirtió.

Sobre la cuestión de género en los malos tratos, lanzó: «Es sugestivo que siempre sean mujeres. Si vos te agarras con un tipo con un sopapo generalmente se le baja los humos a muchos , el tema es que Lo hacen con mujeres porque saben que no tiene réplica. Hay hasta un componente de machismo y abuso de la situación y sabiendo que no tenes réplica que te afecte. Es hasta una cobardía».

Sin cueltas, alertó: «Hay que dejar en claro este tipo de cosas, hay que marcar bien los limites socialmente porque los intendentes pasan pero los climas y las conductas sociales quedan».

«La condena social tiene que estar, entiendo el silencio y el miedo, pero me parece que aquellos que podemos tener la libertad de decirlo. Uno no está dispuesto a quedarse callados con estas cosas, y no todos pueden darse ese lujo de visibilizar la problemática y ponerla arriba de la mesa, para los que piensan que pueden hacerlo gratuitamente, si obran mal alguna condena social van a tener», sentenció.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat