«La necesidad de la vivienda la tenemos todos»

El testimonio es de Gustavo Di Maulo, uno de los adjudicatarios del barrio de casas sin terminar y en estado de abandono, Ex-Foecyt. En un momento donde desde el municipio se promociona el Programa Lotes con Servicios, uno de los voceros de los propietarios de las 102 casas que quedaron a mitad de construir y el sueño del hogar propio cumple 36 años de incumplido, expresó: «La diferencia con los lotes con servicios es que nosotros somos los dueños de la tierra, nosotros no tenemos que hacer ningún tipo de sorteo ni nada, porque nosotros ya lo hicimos, nosotros ya sabemos cual es nuestra casa, lo único que nos falta es la disposición politica para terminarlas y ya está».

Si de sueños truncados pueden hablar, los adjudicatarios de las viviendas del barrio ex Foecyt, tienen palabra autorizada, ya que un año más está pasando y algún tipo de respuesta sobre el avance o la determinación política de encarar de una vez por todas el abandono de 102 casas que no se terminaron de construir, no aparece.

El vecino Gustavo Maulo, al referirse en una entrevista realizada en Por la 3 radio esta mañana al anunció de un nuevo programa de lotes con serviciios en Gesell, exclamó: «Es una buena expresión decir que nos sacudió un poquito, si bien el tema es el mismo la necesidad de la vivienda la tenemos todos. Estamos digamos en la vereda de enfrente, la diferencia con los lotes con servicios es que nosotros somos los dueños de la tierra, nosotros no tenemos que hacer ningún tipo de sorteo ni nada, porque nosotros ya lo hicimos, nosotros ya sabemos cual es nuestra casa, lo único que nos falta es la disposición política para terminarlas y ya está».

La desesperanza que se trasluce en su testimonio Di Maulo, encaja en sus palabras: «Cada vez que se escucha o se siente a nivel político que van a hacer algo por los barrios y el nuestro sigue estando ahí es como que tenés una puntada en el corazón y decís ¿y nosotros para cuándo? Ya llevamos 36 años esperando y es como que nos estan tomando el pelo a veces».

En su relato, el vecino repasó que el año pasado tuvieron varias reuniones y este año una en el mes de julio con el intendente Gustavo Barrera, para preguntarle en que iba a quedar todo, porque «estamos ya en plena pandemia y el intendente en ese momento nos dijo que no se podía hacer nada porque obviamente no se podía traer gente para trabajar ni nada por el estilo, por eso mismo, no tenia respuesta de los organismos superiores a el, de Provincia y Nación y que teníamos que esperar y ser pacientes pero viste la paciencia es como todo, llega un momento…».

Se les pide paciencia que es algo que si estas personas tienen es eso y de sobra. Repasando algunas de las últimas acciones recordó: «Cuando vinieron la primera vez fuimos una pequeña comitiva con el intendente Barrera a ver a la gente del Instituto de la Vivienda y nos dijeron “nosotros vamos a hacer un relevamiento del estado de situación de las casas y les mandamos el informe tanto a la municipalidad como a ustedes para que se queden tranquilos”… nunca llegó ningun informe.

Sobre el estado de las casas, Di Maulo sostuvo: «Solo basta con venir, caminar y darte cuenta que las rajaduras que tienen algunas paredes más la destrucción provocada por la misma gente de los barrios aledaños, porque van a hacer daño nada más porque no pueden llevarse más nada de lo que ya se llevaron». Y agregó: «Es difícil decir “me ponen el techo y me voy a vivir”.

Con sinceridad, el hombre dijo: «Nosotros estamos más pendiente de las ganas por asi decirlo, que tenga el ámbito político de terminar el plan de viviendas que otra cosa»

Sobre la paridad política de este momento donde el gobierno local es acorde al partido gobernante en la Provincia y la Nación, expresó: «Es el momento ideal, puede ser que el próximo gobierno sea del tridente del mismo partido pero vos te das cuenta muchas veces que por ahí prefieren embarcarse en muchas cosas y este plan de vivienda sigue esperando».

Sobre el final, el adjudicatario fue contundente en lo que adelantó como una opinión suya por fuera del resto de los vecinos que esperan un final feliz como él: «Yo te voy a dar una opinión netamente personal, en esto no voy a meter a la gente de autoconvocados ni nada por el estilo pero lo que yo veo es que como no somos un grupo de tendencia positiva de voto para el gobierno, vamos a seguir esperando distinto es aquellos que les van a dar una casa a cambio de un voto. Nosotros ya tenemos la construcción casi hecha, falta terminarlo entonces no nos van a dar la bola que corresponde, vamos a seguir esperando». Y agregó: «El tema es que nosotros no sabemos hasta cuándo más vamos a poder esperar, acá hay gente y es la realidad, que se ha muerto esperando esa casa y no llegó a ver ni siquiera los cimientos y eso es como que a la clase política ya sea municipal, provincial o nacional, no les importa. Y tenemos el caso mas claro que tenemos un hospital sin terminar en una pandemia, cuando tendria que haber sido una de las prioridades para terminar».

«Nos da bronca que nos digan que es un cementerio de casas y eso es horrible que te lo digan porque eso tendría que haber sido un barrio espectacular de gente laburadora, porque somos todos laburadores pero vos no entendés porque nos dejan siempre de lado, siempre hay otra cosa más importante», confesó.


un comentario

  1. Miguel Ángel Mateos

    No tiene el audio incorporado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat