El bondi está solo en manos de la muni

La emergencia en transporte por el plazo de un año, que fue aprobada por mayoría en el Concejo Deliberante el pasado 1 de marzo en manos del bloque oficialista y los concejales Cisneros y Goicochea, le dan poder único al intendente Gustavo Barrera para definir una contratación directa o lo que se le ocurra. Mientras tanto, una única empresa interesada en prestar el servicio pone condiciones para avanzar. Seguramente, el Ejecutivo cederá para mantener un servicio, que desde el retiro de El último Querandí, no deja de generarle problemas a los usuarios. Nacus hace los últimos recorridos como puede y el futuro del colectivo en la ciudad vuelve a ser un misterio.

El pase a comisión para tratar la licitación del colectivo geselino no tuvo quórum el 1 de marzo y prevaleció la decisión de algunos concejales de determinar por el periodo de un año la emergencia en el transporte público. “Como comunidad estamos regalados a esta empresa que es la única que compro el pliego, pero no se presentó y sabe que está en ventaja para negociar, ya que la comunidad no puede quedarse sin transporte y el municipio sin respuesta”, expresó el concejal Hernán Luna a este medio, quien desde su bloque y el de Cambiemos, fueron lo que no votaron a favor de la emergencia, debido a la experiencia que el súper poder municipal tuvo con la contratación de Nacus.

Después de la reunión en el municipio el día viernes pasado con la tan nombrada recientemente nueva y única empresa interesada en poner colectivos en la ciudad, poco se sabe en que devendrá la negociación para suplir el servicio de Nacus que tiene fecha de vencimiento este mes. Mientras, se escucha y se lee en varios lados, Pereyra volvé.