El desafío de la UCI: las localidades del sur

En una entrevista realizada al presidente de la institución, Víctor Borgia, adelantó que este año la intención es comenzar a trabajar con los comerciantes de la zona. “Vamos a analizar las problemáticas y ver cómo podemos hacer para colaborar con ellos”, expresó. Además, detalló que en general el verano fue muy bueno y advirtió que “la temporada baja va a ser difícil debido al contexto socio económico actual, ya que lo primero que la gente limita cuando tiene el dinero justo es el ocio”. Insistió en que la falta de infraestructura afecta la competitividad.

El presidente de la Unión de comercios y la industria de Villa Gesell, Victor Borgia, mantuvo con este medio una charla con muchos detalles interesantes a la hora de evaluar la actividad comercial de Mar de las Pampas, Las Gaviotas y Mar Azul.

En principio, a la consulta sobre qué análisis hizo la institución sobre el verano, expresó que en las localidades del sur la temporada fue muy buena. “Algunos hoteleros pudieron ajustar las tarifas en un 30 por ciento y un poco más y en lo que se refiere a gastronomía, fue muy buena para algunos y regular para otros”, comentó Borgia.

Sin embargo, hilando fino aseguró: “Aunque los costos no son los mismos y la tarifa del menú no se pudo ajustar al nivel de los costos, lo que perjudicó la rentabilidad”. Explicó además que los rubros regalería y vestimenta no estuvieron bien, “ya que se notó la falta de poder adquisitivo”.

Sobre la labor de la Unión en la zona sur a diferencia de la gestión histórica con los comerciantes e industriales de la ciudad, Borgia confesó: “Mi intención este año es trabajar para eso, nos reuniremos prontamente con el presidente de la Asociación de emprendedores turísticos de Las Gaviotas para estudiar las problemáticas y ver cómo podemos hacer para colaborar”.

Respecto de la temporada baja, auguró que va a ser muy difícil. “Somos una actividad basada en el ocio y es una de las primeras opciones que la gente limita a la hora de gastar dinero cuando se tiene lo justo”, dijo.

Para ejemplificar, relató: “No es lo mismo mantener un hotel o un restaurante abierto que un local de ventas de productos como vestimenta. Materia prima, gastos de electricidad, gas envasado, entre otros recursos, son gastos que si no se trabaja son complicados de solventar”.

Ante la pregunta de qué se puede hacer para contrarrestar esa situación, el comerciante asegura: “La verdad es que poco. Porque el problema es a nivel macro. Hay falta de competitividad por falta de gas natural, falta de cloacas, la problemática del transporte público, entre otras cosas”.

También Borgia puso la lupa en la diferencia entre los comerciantes de Gesell y las localidades del sur, que presentan diferentes escenarios y requieren de distintas herramientas por motivos que no son ni buenos ni malos, sino que están relacionados a ciertas características propias de las localidades del sur, por ejemplo que muchos de los que invirtieron no son de acá en su mayoría.

“Las características del lugar, imagen e identidad en el caso de Mar de las Pampas y la gran afluencia turística, pone de manifiesto en el trabajo puntualmente en turismo, que haya otro volumen de trabajo, se apunte a otro público y a otro concepto, quizás con mayor profesionalidad”, sugirió. Y agregó: “Además de que los establecimientos del sur son nuevos en relación a los de Gesell ciudad”.

Por eso, el integrante más representativo de la UCI, resalta que empezarán a a trabajar con las localidades del sur y a analizar las necesidades desde donde se pueda apoyar y hacer en conjunto. “Hace tres o cuatro años atrás la no teníamos socios de las localidades del sur. La idea es arrancar ahora”, enfatizó.

Para cerrar, mencionó una problemática que ya se está poniendo vieja en la zona y que tiene que ver con la ausencia de infraestructura acorde al crecimiento de los pueblos del sur. “Nos quita competitiviad y es lamentable pero es lo que sucede, agua corriente, cloacas, gas natural e inversión en general”, recalcó.

En ese camino de trabajo, mencionó que también tienen la idea de trabajar con la secretaría de Turismo, para lograr que haya alguna festividad propia y representativa de las localidades del sur, para que genere calendario. Como también trabajar con los comercios, sobre todo hotelera no habilitada, que genera competencia desleal.