El cambio del jefe comunal local traerá novedades en la Tercera

La salida del comisario inspector Mauricio Andersen que fue hoy reemplazado por Lucio Pintos, un integrante de la fuerza proveniente de Mar del Plata, vuelve a poner en evidencia la situación particular de la comisaría de los pueblos del sur. Andersen cumplió durante ocho meses el rol de interventor en la dependencia debido a la falta de titular. El nuevo jefe le aseguró a este medio que uno de sus objetivos es regularizar esa situación lo antes posible.

Las novedades de las últimas horas en la ciudad se dieron en materia policial. Hoy se dio a conocer que el comisario inspector Mauricio Andersen, que ejercía el cargo de jefe comunal de la ciudad, fue relevado y derivado a Mar del Plata. En su lugar y también de un momento para el otro, el comisario inspector Lucio Pintos, debió hacerse cargo del máximo cargo de la policía comunal geselina.

Como es de público conocimiento, desde los últimos conflictos ocurridos a partir del relevamiento del subcomisario Ezequiel Maldonado hace diez meses, que luego se agudizaron con el nombramiento de Ariel Garro y una serie de denuncias cruzadas entre este y el ex secretario de Seguridad Juan Manuel Cadena y una licencia larga de Garro que aún está vigente, la dependencia ubicada en Mar de las Pampas y de la cual depende la seguridad de las localidades del sur de Gesell, había quedado a cargo de Andersen como interventor y de Juan Carrizo.

Esta tarde, con este nuevo panorama y un jefe comunal de estreno, Por la 3 derecho consultó sobre la situación de la comisaría al recién llegado jefe comunal Lucio Pintos, quien aseguró que la regularización de la jefatura es un objetivo que tiene y llevará a cabo en poco tiempo.

Si bien Carrizo no tiene aún la categoría necesaria para ocupar el puesto que viene desarrollando desde la salida de Maldonado y la ausencia de Garro, es la persona que lleva el tiempo suficiente de trabajo y la experiencia acorde al puesto que se necesita. Su presencia le dio continuidad a la gestión de su ex jefe Maldonado y tiene el visto bueno de la comunidad y las mejores referencias por parte de sus pares. El ascenso necesario y aún no efectivo para formalizar el trabajo que lleva a cuestas, sería el único impedimento para que sea quien siga al mando, nada que no se resuelva con la gestión de los jefes policiales si se busca darle formalidad a lo que es una realidad.

Todo está por verse, pero los cambios que se comienzan a dar a partir de la llegada del nuevo jefe comunal, parecen ser ineludibles y necesarios. El mismo Pintos aceptó que le llamó la atención la situación de la comisaría y que se resolverá.