Abandono

Así se titula el trabajo fotográfico de Tomás Repetto, vecino de Mar de las Pampas, que realizó capturas de las instalaciones abandonadas del ex camping de Mar Azul para la facultad. Sus imágenes reflejan un sinfín de sensaciones que tanto turistas y habitantes experimentan cuando recorren lo que fue la hostería, el apart, un boliche y el quincho del emprendimiento de Ricardo Astengo Morando. Este verano Por la 3 derecho pudo comprobar el enorme deterioro del lugar céntrico, que llama la atención y el asombro de los visitantes que se hipnotizan con la demolición grafiteada y una vista al mar impactante.

El año pasado cuando Tomás cursaba la materia Diseño de la imagen visual en la Uade de Pinamar, se encontró con un desafío enorme, que fue hacer un trabajo fotográfico que impactara. Lo logró y su nota fue un 9. Su intuición lo llevó directo a la edificación abandonada y a medio demoler del ex camping de Mar Azul, en las dos manzanas del frente de playa que divide la calle 36.

Además de las elocuentes imágenes, Tomás tuvo que realizar un packaging en el que diseñó una caja que simboliza la vida y la muerte. “La vida de la edificación que muere, porque en el edificio hay destrucción y fin, pero en el medio de esas ruinas también crece la vida con el crecimiento de las plantas”, expresó.

Tomás no es el único atrapado por esas paredes rotas y repletas de grafitis, los turistas visitan el predio diariamente. Familias enteras entran como pueden, investigan el edificio rincón por rincón y se sacan fotos entre huecos hechos a mazazos, techos rotos, cascotes y vidrios por doquier.

Abandono y desidia en lo que fue el camping emblemático de Mar Azul, donde todas las familias que viven y vivieron en el pueblo o veranearon en el, pasaron algunos días bajo los árboles en un pedazo de tierra con mucha historia, que hoy, se esconde entre ladrillos rotos.

Más trabajos de Tomás Repetto en instagram @zash.arts