Guardaparques y bomberos: esas buenas manos

Tantos los guardianes de la Reserva Natural Faro Querandí como los servidores que combaten el fuego en el bosque, siguen construyendo mensajes concientizadores e informativos con el fin de enriquecer en materia de prevención y de divulgacion, la tarea que tan dedicadamente hacen en este maravilloso lugar. La cartelería tiene lo que vecinos y turistas deben conocer.

La señalización referida a la prevención de incendios forestales forma parte del Programa que llevan adelante los bomberos y la municipalidad.

Estos carteles, tanto grandes como pequeños, fueron costeados por el municipio y diseñados por uno de los integrantes del Destacamento Uno de Bomberos de Mar Azul, Mariano Zubillaga.

Él mismo confirmó que están siendo colocados por los hombres del equipo con ayuda de los trabajadores del vivero municipal.

Además de contener mensajes explícitos sobre los factores que ponen en riesgo de incendio a la zona, también hay cartelería del índice de peligrosidad de incendios con el relojito. Se están emplazando en los accesos a la playa y en las rotondas internas de las localidades, como también en las entradas desde la Ruta 11.

En el caso de la cartelería de la Reserva, son los propios guardaparques los que lo realizan, un verdadero trabajo artesanal con la impronta que el paisaje requiere.

“Diseñamos los carteles, los proyectamos en la maderas, los dibujamos y con una máquina calamos las letras o los dibujos y después los pintamos”, explicó Carolina Faivre, una de las guardaparques.

Esta cartelería hecha en madera y con utilización de colores acordes al entorno, está siendo colocada con ayuda del personal del Operativo de Seguridad en Playa.

Algunos meramente informativos, otros concientizadores y muchos con información relacionada a la flora y la fauna de la zona, han ido creando un espacio cuidado y han sumado notablemente al atractivo nato de la Reserva.

A paso constante y muchas veces a partir del esfuerzo personal, gran voluntad y amor por la tarea que realizan, que excede las responsabilidades de sus funciones, estos servidores amigos del medio ambiente intervienen para que la zona más agreste y paradisíaca de la playa y el gran bosque, se conserven y permanezcan lo más intacto posible.

Realmente, los pueblos del sur tienen equipos de profesionales valiosos y se puede decir que se está en buenas manos.