La Casa de madera, sin bar y música, pero con la magia de siempre

Si hay lugares con historia en Mar Azul, uno de ellos es el local de artesanías ubicado sobre la calle Mar del Plata a metros de la 44. Hasta el verano pasado, además de la venta de objetos artesanales y ropa de diseño, en el jardín interno se vivían momentos inolvidables con músicos locales. Un cambio de zonificación, la falta de habilitación para un nuevo uso y denuncias de vecinos por ¨ruidos molestos¨, desencadenaron el término de las presentaciones. Pese a eso, el espíritu del espacio adorado por turistas y lugareños está intacto y el lugar sigue siendo de ensueño. Pero, el caso desprende un interrogante que se presentó en la discusión del nuevo COU y es sobre la extensión de la zona comercial hasta la calle 47.

Era una sana y linda costumbre salir de la playa y pasar por el bar de La Casa de Madera a tomar algo fresco y escuchar un rato de buena música, emanada de la garganta de artistas de la zona y en un entorno verde incomparable.

Una linda rutina que finalizó el verano pasado, debido en principio a denuncias realizadas por algún o algunos vecinos por ¨ruidos molestos¨, lo que desencadenó en una notificación al local por parte del municipio, prohibiéndole la posibilidad de seguir con el bar abierto, debido a que la zona donde esta ubicado el comercio ya no comprende el área comercial que actualmente finaliza en la calle 41 y la habilitación vigente de La Casa de Madera es expresamente para la venta de artesanías.

Esta información fue brindada a este medio por el Secretario de Comercio del municipio, Agustín Moreira.

El cambio de zonificación de la calle Mar del Plata, que en algún momento comprendía la extensión hasta el final en la calle 47, dejó a un par de comercios perdidos entre casas y sin posibilidad de crecimiento comercial de la calle céntrica por excelencia de Mar Azul.

El caso de La Casa de Madera es solo un ejemplo que resalta un cambio de criterio en materia de zonificación, que puede tener posturas encontradas, pero que a la hora de la ejecución del nuevo Código de Ordenamiento Urbano, podría evaluarse integralmente.