A Galli se le escapó la tortuga con las rampas accesibles

Los famosos y controvertidos caminos para salir a la playa en Mar de las Pampas, Las Gaviotas y Mar Azul, que en un principio y según la planificación serían diez, terminaron siendo una promesa de tres y aún no fueron colocados. A más de un año de la licitación para la compra de maderas para tal fin y después de la promesa del arquitecto Gerardo Galli de tenerlas listas para el inicio de la temporada, la última novedad es que estarían preparadas y serían colocadas para mediados de enero. Los últimos orejones del tarro y sus turistas siguen esperando las tablas más caras del mundo. Virazón, 33 y 38 serían las bajadas elegidas.

El cuento de las rampas accesibles para las localidades del sur bien podría asemejarse al cuento de la buena pipa, o por qué no, al juego del gran bonete.

Diez rampas que el municipio decidió hace un año y medio colocar en Mar de las Pampas, Las Gaviotas y Mar Azul fueron el comienzo una serie de idas y vueltas, problemas de pagos a proveedores de por medio y que aún hoy a tres días del comienzo oficial del verano, sigue siendo un interrogante.

Un proyecto inicial para la calle Virazón que fue rechazado por asociaciones de Mar de las Pampas y la inacción del área de Planeamiento municipal, congeló la obra para la cual se realizaron compras de maderas por aproximadamente 1.400.000 pesos. Recién después del último invierno el Secretario Gerardo Galli se reunión con vecinos y asociaciones de las localidades y prometió hacer algunas.

La temporada se largó y las rampas brillan por su ausencia. En la mañana de hoy, la presidente de la Sofo de Mar de las Pampas le consultó sobre ellas al director de Obras Públicas, Daniel Africano, quien le respondió que ya están hechas y que seguramente para el 15 de enero ya las coloquen.