Postales de mugre

Es lamentable, pero en Mar Azul abunda la basura fuera de donde va. El caso de la isla de separación de residuos reciclables de Mar del Plata y 35 y una pileta de basura de un complejo de 43 entre 1 y Mar del Plata, entre otros casos, dejan en evidencia que hay vecinos y administradores hoteleros que ensucian lo propio y lo ajeno, sin importarle el daño que le hacen al pueblo y a sus propios emprendimientos.

Da asco ver el mini basural que tiene el complejo Pinares del mar hace meses. La llegada de los turistas pasa desapercibida para ese complejo de departamentos que ocupa toda la manzana rodeada por las calles 43, 1, Mar del Plata y 42. Hace unos meses el predio pasó a tener dos dueños, los originales que comercializan los departamentos que están sobre la calle 43 y los nuevos que alquilan los de la calle 42.

De por si el habitáculo de material que tienen para poner la gran cantidad de basura que generan no sólo está roto y sin la reja que hace de tapa frontal y superior, sino que además han ido tirando residuos sin embolsar.

“Es un verdadero asco, no entiendo como no les da verguenza tener la basura así, cuando sus propios inquilinos duermen a metros de ese basural”, relata la encargada de un apart vecino.

Al estar abierto y seguir acumulando basura ahí aunque lo hagan con bolsas, los caranchos y los perros del vecindario y comunitarios, todos los días se hacen un festín con los residuos que terminan desparramados por la calle y los jardines vecinos.

El encargado no da muchas respuestas al respecto, ya que dice haber comentado la situación a sus superiores y aún no le han brindado la solución, sin embargo al permitir que se siga tirando basura en ese espacio accesible para los animales, no hace más que agravar la situación.

Por la 3 derecho tuvo contacto con la señora Marta, administradora del complejo, quien primero se mostró reacia a hablar pero al comprender la gravedad de la situación se comprometió a solucionar el problema al llegar a Mar Azul para fin de año.

Otra situación inentendible es la del estado de la Isla de separación de residuos reciclables instalada por el municipio en la calle Mar del Plata y 35. Con dos de sus cestos rotos y rebosantes de cualquier tipo de basura menos la que corresponde tirar ahí, expone lo peor de una comunidad a la vista de los turistas en pleno centro de Mar Azul.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG-20181220-WA0037-1.jpeg

Artefactos eléctricos viejos, electrodomésticos en desuso, bolsas con residuos orgánicos, tergopol y muchas cajas de cartón armadas haciendo una torre en un canasto completamente roto, habla a las claras de la falta de educación de las personas que cometen estos atropellos en lugares públicos, sobre todo habiendo otros recursos para desechar residuos no convencionales como lo son las bateas roll of ubicadas en la calle Monte Hermoso y 35 de Mar Azul y Monte Hermoso y Brown en Las Gaviotas.

A tres días de la Navidad y con la llegada de los primeros turistas, es inaceptable que el pueblo muestre esa carta de presentación. En las redes sociales sobre todo en grupos de vecinos, cada vez es más común la denuncia fotográfica de los basureros domiciliarios.

El control municipal no llega y las multas menos, única manera para que los ensuciadores seriales piensen antes de generar mini basurales en un lugar que debería ser tan limpio como bello.