El maltrato animal es violencia social y en Gesell abunda

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La cantidad de perros hembras y machos abandonados, en situación de calle, enfermos, perdidos y sin castrar es enorme. Aparecen crías de cachorros tirados, canes con diferentes afecciones, muertos en la vía pública y en la ruta. La situación es alarmante, no alcanzan los refugios ni el voluntariado de las proteccionistas para tantos casos. La Ordenanza vigente 2164/08 se cumple mínimamente y el estado de las mascotas deja al desnudo el abuso animal y la falta de humanidad de gran parte de la comunidad.

Las situaciones son muchas y diarias, si no se trata de cachorros abandonados en la calle en alguna caja, es un perro desnutrido, o una perra sin castrar que tendrá cría por cuarta vez o una mascota con dueño, que no se hace cargo de curarle la sarna a su mejor amigo. Perros dejados en la vía pública, atropellados, mal alimentados, que se pelean por una perra en celo ya que la castración sigue siendo, lamentablemente, un acto al que muchas personas se resisten vaya a saber por qué razón. Y esa mala costumbre genera situaciones de violencia y maltrato con los que son sus perros y otros por los cuales tendrían que responder y darles protección.

El área de Zoonosis del municipio ha informado hace un par de semanas que extiende el horario de atención, que cuenta con dos veterinarias nuevas en el equipo y que pondrá en funcionamiento pronto un quirófano móvil para realizar las castraciones pendientes en los barrios, que se anunciaron a principio de año y aún no se han hecho.

El rol del municipio es esencial en varios sentidos, no solamente con el cumplimiento de castraciones masivas y sistemáticas como lo marca la Ordenanza. Por eso es necesario que se cumpla otro punto de la norma que menciona un Programa de adopción municipal de mascotas y la realización permanente de campañas de concientización sobre tenencia responsable.

Por supuesto que en este contexto de emergencia, los dueños de las mascotas también deben cumplir con su parte. El cambio en el trato de perros, gatos y por que no caballos, debe empezar por las casas. Es evidente la cantidad de familias que no pueden mantener a sus animales bien atendidos y las razones son por varios motivos,

Dos proteccionistas que están comenzando a realizar charlas en las escuelas y barrios como lo hicieron el domingo pasado en la plaza de Las Praderas, aseguran que muchas personas descuidan a sus animales por ignorancia o por padecer situaciones de pobreza muy difíciles. Pero esos casos no son la generalidad, también hay quienes maltratan y descuidan a sus mascotas por desinterés y falta de humanidad.

“Yo apuesto a ayudar a los perros desde sus casas, que no lleguen a los refugios”, expresa la vecina Bibiana Mazaferro, que junto con Sonia Días Leite, son las encargadas de pregonar entre niños y grandes que los animales son seres que sufren y ese sufrimiento es responsabilidad de los humanos”.

Bien claro lo deja la autora Nelly Glatt, psicoterapeuta, en un artículo publicado en un dossier sobre maltrato animal del diario El Universal de México:Los animales son criaturas que se encuentran, en relación al ser humano, en un nivel de inferioridad dentro de la escala evolutiva; esto nos hace responsables de su bienestar, ya que tener supremacía lleva consigo una obligación, una responsabilidad, que es la de cumplir como guardián de las especies inferiores en términos intelectuales”.

Lamentablemente, en nuestra ciudad y en muchas más de este país, la Justicia no está a la altura de las circunstancias respecto de actuar en casos de maltrato animal, como tampoco el Estado interviene de manera integral para que esta situación de desamparo y violencia retroceda en vez de aumentar.