Caso lobito: la justicia no se expidió pero Zoonosis decidió devolver los perros

Este mediodía la dueña retiró a las mascotas que permanecian en la dependencia de Boulevard, a la espera de la resolución del caso que lleva adelante la Fiscalía 5 de Pinamar por una denuncia de maltrato animal.

Hace dos semanas la DDI de Villa Gesell había realizado un allanamiento en la casa de la familia propietaria de los perros que atacaron arengados por un menor a un lobo marino en Mar Azul.

La Justicia decidió que los perros quedarán en Zoonosis mientras avanzaba la investigación. El mismo Director del área, Enzo Annovi, le informó a este medio que solo los tendría por diez días.

Sin embargo, proteccionistas de la ciudad se acercaron a la fiscalía de Pinamar y mantuvieron comunicaciones con personal del Juzgado de Garantías para solicitar que se otorgue la posibilidad de que los perros puedan ser dados en adopción y no regresen a la casa donde son criados para atacar.

En este ínterin y fin de semana largo de por medio, se cumplieron los diez días que el mismo Annovi se autopuso como plazo y hoy permitió que los perros vuelvan al domicilio de calle 36 entre San Clemente y Monte Hermoso, desestimando que el proceso judicial no se terminó y sin recibir notificación contraria a lo dispuesto desde el allanamiento.

Una de las soluciones que Zoonosis le había propuesto a la fiscalía era practicarle eutanasia a las mascotas, pero aclarando que para ello debía contar con tres denuncias que avalaran que los perros eran violentos.

Así las cosas, Toby y Sultán ya están de nuevo en Mar Azul. Habrá que ver cómo actúa la justicia ante esta situación irregular.

Por su lado, las proteccionistas, que ya habían comenzado a pensar en el tránsito para una posterior adopción de los perros, se mostraron indignadas por la desprolijidad de un área municipal que debería pensar en pos del bienestar de los animales y luchar por su protección.