Galli fue a validar soluciones con los vecinos del sur

El secretario de Planeamiento municipal, junto a los responsables de Obras Públicas y Obras Particulares y concejales oficialistas, conversó con una veintena de vecinos sobre las rampas de salida a playa y uso de espacio público. Hubo determinaciones y explicó que necesita una ordenanza para poder hacer su trabajo.

La reunión duró dos horas y se acercaron vecinos tanto de Mar de las Pampas como de Las Gaviotas y Mar Azul. LLamó la atención que además de los concejales, de los cuales sólo falto Maximiliano Doro, también se hicieron presentes empleados de turismo y el secretario del bloque oficialista.

El temario había sido anticipado y era relacionado a conversaciones anteriores tenidas con representantes de la Sofo de Mar de las Pampas. Pero al tratarse de temas comunes a las tres localidades, el municipio abrió la convocatoria a los vecinos en general. Hubo momentos álgidos entre el funcionario y algunos vecinos, como también algunos desentendimientos entre los residentes.

Si hay algo que quedó claro es que Gerardo Galli se acercó con su equipo y los concejales barreristas porque quería testigos de un acuerdo vecinal para actuar ante temas pendientes y reclamos antiguos, para los cuales informó que necesita una norma que le permita lo que hoy no hace, ya que según el, la norma no lo acompaña.

“Necesito que haya representatividad de los vecinos para que no pase lo que ya pasó, cuando unos piden una cosa y otros otra”, expresó Galli.

Con cuadernito en mano, el arquitecto tomó apuntes, como un alumno aplicado, de las definiciones a las que iban llegando los vecinos. En base a las rampas de acceso a la playa anotó los detalles del modelo sugerido por la Sofo y también incluyó conceptos claves que los referentes de Mar de las Pampas, entre ellos Pedro Coperchini y Patricia Vega, enunciaban.

En resumen de lo conversado Galli expresó el deseo de los vecinos presentes: “Nada permanente ni muy caro y que va a incluir una cuadrilla para mantenimiento, tarimas tipo pallets a modo de escalón removibles”.

Sobre las normas que le permiten o no desmontar instalaciones que privados han hecho en espacio público, como fueron los ultra nombrados complejos Puerto Delfín y Careyes, aseguró que necesita una norma más eficaz y que salga del Concejo Deliberante, como si la única opción sería la demolición y no el debido control.

Se acordó además que todo lo que hoy haya enterrado en los médanos, como la escalera del médano de El Delfin, va a ser removido. Vecinos sugirieron pastizar el médano para fijarlo y mantener los perfiles. Quedó claro que todos los trabajos que se hagan deberán hacerse sin máquinas, para tocar el médano lo ménos posible.

“Hay que hacer mantenimiento para que no se rebalse”, aseguraron los vecinos especialistas en medio ambiente.

El arquitecto asintió a todo aunque dejó en claro: “Si yo tuviera que hacer algo para que todos pudieran acceder a la playa en esta clase de médanos haría una rampa cuya pendiente máxima sea del 8%”, aclaró. Pero justamente ese es el modelo que el año pasado sugirió desde su área y fue resistido por las asociaciones hoy presentes.

También se habló de un sistema de mecenazgo para mantener estas estructuras que serán realizadas en las tres localidades, aunque no se aclaró ni cuántas harán ni en qué ubicaciones. A raíz de las salidas a la playa también se pidió que haya por lo menos una salida para ambulancia en cada localidad, que estén controladas y no se permita el estacionamiento de autos que impida en caso de ser necesario el paso del móvil sanitario.

Los concejales se comprometieron a trabajar en una norma específica para facilitarle al Secretario la posibilidad de demoler lo que actualmente está emplazado en espacio público. “Una ordenanza para actuar en cualquier forma de ocupación irregular en cualquier lugar”, pidió Galli dándole fin a la reunión.