Encuentro sobre la escuela y el cuidado de la infancia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ayer se realizó una jornada de capacitación para docentes y profesionales que se dedican a la niñez en diferentes ámbitos. La actividad fue organizada por la Directora del nivel primario del Instituto Juan Luis Vives, Liliana Tobio, y equipo. A sala llena en la Hostería Tequendama, los expositores despertaron el interés, la reflexión y la emoción de los presentes.

Desde muy temprano y hasta la hora de la merienda, un gran grupo de asistentes a la Jornada “El tiempo de la infancia. Escuelas construyendo atmósferas de igualdad” se mantuvo atento y participativo frente a lo que les brindaron los expositores, que profundizaron y acordaron en la necesidad de preservar las verdaderas necesidades de la niñez a pesar de los contextos que intervienen en la educación.

Tal cual detallaba la invitación, la consigna del encuentro fue “repensar el pensamiento, el saber, la formación, el aprendizaje y la enseñanza, como acontecimientos en los que se tejen azares, riesgos, incertidumbres, fugas, multiplicidad, experiencias singulares, devenires creativos, transformaciones, cesuras, aperturas, inquietudes, deseos…”

Liliana Tobio, Directora de la escuela primaria del Instituto Juan Luis Vives, relató sobre la experiencia: “Me quedo con reconocer la fragilidad de la infancia. Seguir intentando que la infancia sea en el momento que es y no dejarnos llevar por un sistema que quiere adultizarla”.

El secretario de Educación del municipio, Julio Fernández, calificó a los invitados como “un lujo”, después de escuchar atentamente a quien ya había leído, el escritor, profesor e investigador del Conicet, Carlos Skliar.

Skliar logró con su conferencia “Conmover la educación”, tocar la fibra más íntima de los educadores. Sin pelos en la lengua criticó las formas, los métodos educativos y provocó a los educadores a través de relatos y conclusiones, a repensar que se hace desde la educación.

“Educar es enseñar cosas que no sirven para nada y enseñar es enseñarte cosas que no pertenezcan a tu mundo”, lanzó Skliar. Y agregó: “Los maestros, los educadores nunca tienen que ser iguales a la época en la que se vive”.

El autor del libro Pedagogías de las diferencias, resaltó además un concepto que repitió muchas veces durante la charla, catalogar a la infancia como “tiempo liberado” y llamó a respetarlo.

Otra conferencista de la jornada fue Andrea Kaplan, licenciada en Ciencias de la Comunicación y Editora de pedagogía, psicología y psicopedagogía. A partir de un fragmento de un libro, describió cómo era la escuela antes e hizo una comparación sobre como se paraba el docente y como debe pararse ahora. Además, se refirió a diferentes contextos en la que los niños viven sus infancias. Lo complejo de la actualidad, por ejemplo en entornos sin comunicación.

Kaplan se explayó también en la educación en ambientes de alta vulnerabilidad, donde no es posible el aprendizaje si los niños no están alimentados, nutridos.
Por último, Elena Santa Cruz, licenciada y profesora de Educación Inicial y titiritera, llevó una performance y una creación “mantas de los abrazos”, que utiliza en acciones en diferentes ámbitos, no solo educativos. Su lema es recuperar los rituales básicos de la infancia como son: saludar, hablar, mirarse a los ojos, abrazarse, darse un beso, darse las gracias, etc.

Santa Cruz hizo jugar a los participantes y con sus objetos y palabras despertó mucha sensibilidad en los presentes. “Fue conmovedor ver como el público terminó jugando y llorando como niños”, relató una de las asistentes, la psicóloga Mariela Marín, quien se mostró muy contenta de haber participado en el encuentro.