“Mar de las Pampas me expulsó”

La triste frase es de Jorge, un nuevo vecino de Mar de las Pampas que fue víctima de un robo junto a su mujer mientras dormían. Sucedió durante la madrugada del lunes en un cabaña de su complejo ubicado en Piedrabuena y Juan de Garay. Los ladrones ingresaron por una ventana del comedor y se llevaron un televisor, un celular, una notebook, una cartera y una billetera con dinero.

Jorge y Lilia se acostaron tarde y se levantaron temprano, apenas bajaron al comedor a las 7:30 de la mañana aproximadamente notaron que les faltaban las cosas de arriba de la mesa. No escucharon ruidos, se lo atribuyen al sonido que hace el aire acondicionado que usan para calefaccionar. Unas horas antes, a seis cuadras, una pareja de turistas había sido asaltada en el apart donde se hospedaban.

Jorge y su esposa hicieron la denuncia correspondiente en la Comisaría Tercera. Los efectivos de la policía científica que concurrieron a la cabaña descubrieron los alambres que usaron los delincuentes para destrabar el brazo que abre la ventana de madera.

Los vecinos que viven recién hace dos meses en Mar de las Pampas y residían en la localidad de Quilmes, ya salieron del asombro y ahora están tristes y desanimados. “Ya nos expulsó Mar de las Pampas, voy a ser autoexpulsado. Acá no voy a vivir más”, expresó Jorge. Y agregó: “Si yo me tengo que cuidar que vean desde el bosque mi computadora y yo estar tranquilo tomando mate mirando el bosque, para mi no tiene ningún sentido estar en Mar de las Pampas”.

El propietario advirtió que lo que sucedió va a tener resonancia, ya que tengo contactos con un medio nacionales. “A mi me cortaron un sueño, en algún momento me voy a ir de acá, la decisión está tomada”, dijo de forma terminante.

Lilia además de triste está preocupada porque le robaron la documentación personal completa y en su computadora perdió documentos y su trabajo diario como contadora.

“El daño que me han hecho moralmente es muy grande, saber que uno está durmiendo y que hay dos personas extrañas adentro de tu casa robándote, eso no se me borra más. El monto material es lo de menos, el tema es lo emocional, es lo que perdura”.

“Somos gente grande esto era el fruto de todo nuestro trabajo”, contó Lilia, que además aseguró que dejaron a sus padres muy mayores y a la hija de Jorge para venir a disfrutar de la vida y la pareja en el bosque.

Lilia reflexionó: “Pasó esto y digo, bueno nos volvemos con ellos, aunque sea allá estamos inseguros pero con los afectos cerca”.