Las cooperadoras del bosque están muy activas

En los pueblos del sur de Villa Gesell hay tres escuelas, una de cada nivel educativo. Sus cooperadoras se encuentran en constante movimiento a pesar de que menos del 50% de las familias pagan las cuotas que oscilan entre los 30 y 50 pesos por alumno y por mes. Se hace bastante con poco, si el compromiso fuese mayor los logros también lo serían.

La Escuela Primaria Nº 5 cuenta con una cooperadora que ha logrado reunir a un grupo de madres con muchas ganas e ideas para hacer de a poco algunos cambios relacionados tanto a la limpieza, el orden y la ambientación del colegio, como la realización de actividades para recolectar dinero y cubrir necesidades recreativas y de insumos escolares.

La cuota de esta Asociación Cooperadora es de 30 pesos por mes. Además de venta de pastelitos para actos patrios, de la puesta en marcha de El roperito todos los viernes al cierre de la jornada, ahora implementaron una rifa de una frazada de polar a un valor de 10 pesos por número para poder seguir juntando dinero.

La colaboración de la comunidad también es muy importante cuando las necesidades a cubrir son muchas. Ahora, por ejemplo, reciben donaciones de lanas para tejer gorros para todos los alumnos que serán entregados el día que comienza el invierno en una celebración con merienda incluida.

También las mamás de esta cooperadora informan que se necesita un bicicletero, ya que hay muchos chicos que van a la escuela en bicicleta y no hay un lugar específico donde dejarlas.

Junto con la cooperadora del Jardín 906 Bosque de Mar Azul, con el cual comparten medianera, organizan para el mes de septiembre la visita de un Planetario móvil para celebrar la llegada de la primavera.

El jardín 906 tuvo su asamblea hace pocos días y cuenta con una cooperadora muy proactiva que con los fondos donados y recaudados cubre muchas necesidades de la institución. Tampoco tiene una alta tasa de cumplimiento de la cuota que es de 50 pesos. Con los fondos compran materiales para que los chicos trabajen pero también, por ejemplo, han pagado el alambrado perimetral y costean el agua en bidones que los chicos consumen.

Para las fechas importantes realizan ferias del plato y también reciben donaciones de ropa para toda la familia que venden a precios muy accesibles. Hace algunas semanas organizaron un show de burbujas con mucho esfuerzo y voluntad, que dejó felices a los chicos.

Algunos vecinos siempre están atentos a colaborar con este jardín. Días atrás, una residente de Mar de las Pampas donó una casa de madera para el patio de juegos, que los padres se encargaron de pintar.

La Cooperadora de la Escuela Secundaria 3 de Mar de las Pampas tiene una motivación y un desafío muy importante ya que este año cuenta con un edificio propio que todavía estrenan.

El valor de la cuota es de 50 pesos y para los que colaboren mensualmente, familias y vecinos ha preparado una calcomanía que simboliza el compromiso tomado. Este mes ha recibido algunas donaciones como una tv led, un anafe, colchonetas para gimnasia.

Los miembros de la cooperadora por su parte entregaron elementos de limpieza y dispensadores de alcohol en gel y porta rollos de papel higiénico.

Está a la vista que las cooperadoras escolares cumplen un rol muy importante en la escuela, pero también como nexo con la comunidad. Si bien en muchos casos el objetivo fundamental y necesario es la recaudación de fondos para suplir necesidades básicas, no deberían perder ese lugar de encuentro con los habitantes y motivar la participación ciudadana en general.

Las tres cooperadoras tienen página de Facebook para quienes quieran comunicarse y realizar aportes de todo tipo:

cooperadora escuela cinco mar azul

Cooperadora EES3 Villa Gesell

cooperadora jardin 906 mar azul