Corralón en Las Gaviotas: Galli sigue ninguneando a la justicia

En declaraciones realizadas ayer durante una entrevista en FM Impacto, el Secretario de Planeamiento municipal, Gerardo Galli, confundió la orden de un juez con un mero pedido sobre la medida cautelar que paralizó la apertura de una calle y la obra del corralón para las localidades del sur.

En un comentario bastante atrevido, el arquitecto hizo mención a una postura personal sobre una acción judicial realizada por vecinos de estas localidades que consideran fuera de regla la obra y minimizó la decisión del Juez Antonio Marcelino Escobar cuando expresó: “En lo personal no tengo ninguna duda de que es apropiado, legal y correcto ejecutar en un predio que es en reserva fiscal un edificio para uso público, de hecho en la provincia de Buenos Aires me ha contestado que estábamos en lo cierto”.

El funcionario público no especifica quién o quiénes en la provincia le contestaron que no estaba errado sobre la intención de llevar adelante esta obra en ese lote y además, no cesó de hablar en primera persona sobre su postura sobre esta obra pública municipal que forma parte de un plan de obras sostenido en base a la contribución por mejoras de la comunidad geselina.

Sostuvo sin respeto alguno por la ley: “Un juez pidió, no ordenó – que no es lo mismo – que detengamos la obra, por eso nos allanamos a lo que el juez pidió y es que detengamos la obra”. Y agregó, siempre haciendo énfasis en su pensamiento: “Hasta que la justicia se expida no vamos a volver sobre la obra, pero no me queda la menor duda de que nos asiste la razón. Que con ese sentido la ley establece que se deben crear las reservas de uso público y cuando la justicia se expida volveremos a la obra”.

Lo cierto es que la justicia ya se expidió, sucede que el arquitecto no está conforme con la medida cautelar, que quedó firme, y espera nuevas decisiones judiciales a su favor.